SINGIN’ IN THE RAIN: Tema principal de “Los siete magníficos” (1960, Elmer Bernstein)

Los siete magníficos

Aunque muchos no sepan a qué película pertenece este tema musical, la gran mayoría seguro que lo ha escuchado alguna vez y lo relaciona instintivamente con el “western” (sobre todo a partir de que la marca Marlboro lo utilizara en sus anuncios de cigarrillos). Sin embargo, la partitura de “Los siete magníficos” supuso toda una revolución en el cine de “vaqueros”, ya que una composición para gran orquesta no era habitual en este género.

La cinta, dirigida por John Sturges, es un remake americano de la película japonesa de Akira Kurosawa “Los siete samuráis”: si en el film original eran un grupo de samuráis los que tenían la misión de proteger a los humildes habitantes de un poblado de una banda de forajidos, en la versión estadounidense los guerreros nipones son sustituidos por expertos pistoleros y los pueblerinos por campesinos mexicanos. Eso sí, ya que se rodaba el remake de una cinta que ha pasado a los anales del cine se tenía que hacer a los grande. A la hora de contratar al reparto americano la MGM no escatimó en gastos: como figura principal se escogió a Yul Brynner, quien ya había ganado un Óscar por “El rey y yo”. Sin embargo, el protagonismo se lo acabó robando una estrella emergente, Steve McQueen. Según relata Eli Wallach, quien dio vida al jefe de los forajidos, era “muy divertido observar a los dos actores en el set, ya que utilizaban todo tipo de trucos para robarse la escena”. Las pillerías de McQueen eran tan grandes que Brynner acabó quitándose el sombrero en una secuencia con el fin de mostrar su calva, algo que no acostumbraba, y evitar que los espectadores se fijaran en Steve. Intérpretes como James Coburn, Charles Bronson o un debutante Horst Bucholz completan el plantel actoral.

Volviendo a la banda sonora del film, es obligatorio citar al gran artífice de la misma, Elmer Bernstein, quien tres años después compondría el tema musical de “La gran evasión” (de nuevo para el director John Sturges), del que ya he hablado en esta sección. A pesar de su trascendencia, la banda sonora no fue publicada con el estreno del film, sino que tuvieron que pasar más de 30 años hasta que la orquesta sinfónica de Phoenix, con James Sedares a la cabeza, la grabara y comercializara en formato de disco compacto. Bernstein utilizó ritmo mexicanos en su partitura (muy de su gusto según diversas entrevistas), algo totalmente acertado teniendo en cuenta la ambientación de la película.

“Los siete magníficos” fue nominada a la mejor banda sonora en los premios Óscar de 1961, aunque finalmente se fue de vacío. Sin embargo, y a pesar de que la cinta original de Kurosawa podía haber llegado a hacerle demasiada sombra, la cinta de Sturges se ha consagrado como uno de los grandes títulos del western. Eso sí, de sus secuelas, en las que sólo aparece Yul Brynner del reparto original (los demás fueron más listos y vieron que no se podía exprimir de esa forma a la “gallina de los huevos de oro”) mejor ni hablamos.

Anuncios

SINGIN’ IN THE RAIN: “Gabriel’s oboe” (La misión, 1986)

Jeremy Irons en acción

Que Ennio Morricone es uno de los grandes compositores de la historia del cine es algo que debería estar fuera de toda duda. A pesar de que cuenta con excelentes trabajos (“Érase una vez en América”, “El bueno, el feo y el malo”…) su partitura para “La misión” es considerada como su gran obra maestra. La cinta, ganadora de la Palma de Oro en el festival de Cannes y nominada a 7 premiso Óscar (sólo ganó el de mejor fotografía) cuenta la historia de una misión religiosa situada cerca de las cataratas de Iguazú. Los jesuitas que conducen dicha misión, entre los que se encuentran el padre Gabriel (Jeremy Irons) y el antiguo esclavista Rodrigo Mendoza (Robert De Niro), intentarán evitar que el traspaso de manos españolas a portuguesas de las tierras donde ésta se sitúa  afecte a la independencia de los nativos.

La película se abre con una escena espectacular: un misionero crucifijado es arrojado por las cataratas de Iguazú. El intento de evangelizar a los guaraníes de la zona se torna complicado. Sin embargo, el padre Gabriel, tras escalar la cascada, consigue, en otra secuencia memorable, doblegar la ira de los nativos gracias a la melodía que toca con su oboe (quizá el tema musical más recordado del film). A pesar de que las escenas nombradas poseen una gran fuerza y perfectamente podrían figurar en la sección “Mis escenas”, la banda sonora que las acompaña es tan poderosa que finalmente me he decantado por incluirlas en este apartado. Eso sí, que la película ganadora del Óscar a la mejor música en 1986 fuera “Alrededor de la medianoche” y que Morricone no se hiciera con una estatuilla hasta el 2007 (que encima fue honorífica) es un despropósito difícil de explicar. Dado que la calidad del trabajo en esta cinta del compositor italiano es tan grande, he decidido incluir, y sin que sirva de precedente, varios fragmentos musicales. Que los difrutéis:

Tras escalar las cataratas de Iguazú dispuesto a evangelizar a los guaraníes del lugar, el jesuita Gabriel, a sabiendas de que el anterior cura que había intentado semejante empresa había sido arrojado por las cascadas atado a una cruz, se arma de valor y con un oboe y una melodía se gana a los nativos. Es el inicio de la misión de San Carlos.

En el vídeo anterior se puede escuchar el mismo tema (Gabriel’s oboe), en este caso interpretado en Venecia bajo la dirección de Ennio Morricone.

El antiguo esclavista Rodrigo de Mendoza se embarca en una viaje expiatoria junto al jesuita Gabriel. Dejando atrás sus antiguas fechorías (llega incluso a matar a su hermano), escalará las cataratas de Iguazú con el fin de unirse a la misión de San Carlos. En la escena anterior se escucha el tema recogido en los otros dos vídeos con ciertas variaciones.

Para mi, una de las tres mejores bandas sonoras de la historia sin duda alguna.

SINGIN’ IN THE RAIN: “América” (West Side Story, 1961)

West Side Story, un “Romeo y Julieta” a la americana

Posiblemente uno de los tres mejores musicales de la historia, “West Side Story” es recordado por, entre otros méritos cinematográficos, su excelente banda sonora original, compuesta por Leonard Bernstein (no confundir con Elmer Bernstein, compositor de la música de “La gran evasión” o “Los siete magníficos”). A pesar de contar con grandes temas como “I feel pretty” o “Maria”, me he decantado por el de “America” debido a que de pequeño es el que más me gustaba (además de que existe una traducción al castellano, “Yo tengo un tío en América”, que hace todavía más popular a esta canción).

La película, adaptación de un musical del mismo nombre e inspirada a su vez en la obra de Shakespeare “Romeo y Julieta”, narra las disputas entre dos clanes rivales en el Nueva York de principios de los 60: los Sharks, inmigrantes puertorriqueños, y los Jets, estadounidenses de ascendencia irlandesa. El gran conflicto de “West Side Story” comenzará cuando Maria (Natalie Wood), la hermana de Bernardo (George Chakiris, hijo de inmigrantes griegos), el jefe de los Sharks, se enamore de un ex-miembro de los Jets, Tony (Richard Beymer). “West Side Story” recibió la friolera de 10 premios Óscar, entre los que se encontraban las estatuillas a mejor película y mejor director. El premio a la mejor dirección, a modo de curiosidad, lo tuvieron que compartir Robert Wise, experimentado cineasta (suyas son también las películas “Sonrisas y lágrimas” o “Star Trek”) y Jerome Robbins, coreógrafo y bailarín estadounidense. Este hecho demuestra la gran importancia que tienen las numerosas escenas musicales a lo largo del film (y que Wise, gran director pero sin experiencia en este género, no hubiese podido controlar sin la ayuda de Robbins). Otro dato curiosos es que Rita Moreno, actriz y cantante puertorriqueña que en el film interpreta a Anita, la novia de Bernardo, es la única artista, según se recoge en el libro Guinness, que ha conseguido ganar los cuatro grandes premios de la industria del espectáculo estadounidense; Óscar, Tony, Emmy y Grammy. “West Side Story fue la película por la que consiguió el primero de los citados galardones.

En la escena musical escogida (en ocasiones va a ser complicado establecer diferencias entre los apartados “Singin’ in the rain” y “Mis escenas” de este blog) podemos observar a los Sharks discutiendo (a través del baile, eso sí) acerca de si prefieren vivir en Estados Unidos o por el contrario volver a Puerto Rico. Los hombres, liderados por Bernardo, defienden que en USA son vistos como meros inmigrantes y que su verdadera patria se encuentra en su país de origen. Por el contrario, las mujeres, lideradas por Anita, creen que Puerto Rico es un desastre de nación y que Estados Unidos es la “tierra de las oportunidades”. A continuación os dejo el momento musical:

SINGIN’ IN THE RAIN: Tema principal de “La gran evasión” (1963, Elmer Bernstein)

McQueen, “The King of Cool”

Compuesta por Elmer Bernstein, la banda sonora de la “La gran evasión” ha pasado a la historia y muy especialmente su tema principal. Gracias a él, esta cinta, basada en hechos reales y que narra los planes de fuga de 250 presos aliados de un campo de concentración  nazi en plena Segunda Guerra Mundial, se ha convertido en un referente del cine carcelario y “de fugas”. El papel que desempeña la banda sonora a lo largo de la película es tan destacado (imprime intriga, sensación de aventura, peligro,… a las escenas) que sin duda el film perdería una de sus grandes bazas si no contara con Bernstein en el apartado musical (quien ya trabajó a las órdenes del director John Sturges en “Los siete magníficos”, cinta con otro tema muy destacado y conocido).

Vi esta película por primera vez a los 9 ó 10 años y me encantó al instante (de hecho, es mi preferida). Recuerdo preguntarle a mi padre que si aún faltaba mucho tiempo para que se acabara, no porque me aburriese, si no porque me estaba gustando tanto que no deseaba que terminara. Mcqueen saltando en moto, “la nevera”, los túneles Tom, Dick y Harry… se me vienen tan buenos recuerdos a la cabeza (de hecho sea posiblemente el film que más veces haya visto) que no me puedo quedar con ninguno. Seguramente vuelva  a hablar de la película en múltiples ocasiones a lo largo de este blog, por lo que no me voy a detener excesivamente en este apartado. Sólo decir que la música, tan ligada a la película, ha pasado a la historia del séptimo arte, siendo utilizada hasta en una parodia de los Simpsons. A disfrutarla.

SINGIN’ IN THE RAIN: “The windmills of your mind” (El caso de Thomas Crown, 1968)

McQueen y Dunaway

Compuesta por Michel Legrand, interpretada por Noel Harrison y escrita por Alan Bergman y Marilyn Bergman, el tema “The Windmills of your mind” ha pasado a la historia, Óscar incluido, junto con el film para el que fue compuesto: “El caso de Thomas Crown”. La cinta, que comienza con unos espléndidos títulos de crédito, narra las peripecias del multimillonario Thomas Crown (Steve Mcqueen), quien manda robar su propio banco con el fin de estafar al seguro y aumentar su fortuna. El plan de Crown  se truncará con la llegada de la investigadora privada Vicki Anderson (Faye Dunaway), pero esa es otra historia.

Una versión de esta canción, interpretada por Sting, fue utilizada en el remake de 1999. Sin embargo, tanto la canción como la película originales son las que prevalecen en la memoria de los espectadores. Sólo hay que ver a la pareja protagonista de la película de 1968 y a la del 99: Mcqueen y Dunaway contra Pierce Brosnan y Rene Russo. Sin comentarios.

SINGIN’ IN THE RAIN: “The Wrestler” (Bruce Springsteen)

Bruce Springsteen, “The Boss”

Se le escapó el Oscar (no llegó ni a estar nominado, aunque ya tiene uno por “Philadelphia”), pero aún así el trabajo de Bruce Springsteen en “The Wrestler” es encomiable. “The boss”, a sus 58 años, grabó el tema principal de la película de Aronofsky, la cual significó el renacer de Mickey Rourke ( lo borda, aunque ya veremos que ocurre a la larga). Hay muchos temas musciales que merecían aparecer en este apartado por delante de la canción de Springsteen, pero aquí el orden es lo de menos.

SINGIN’ IN THE RAIN: Cantando bajo la lluvia

Gene Kelly canta bajo la lluvia

Al igual que el apartado “Mis escenas de cine”, “Singing in the rain” pretende convertirse en una categoría propia dentro de este blog. Periódicamente iré actualizando este espacio con aquellas canciones, bandas sonoras o temas de cine (originales o no) que más me gustan o me han llamado la canción. El primero, como no podía ser de otra forma, es el tema que da título a este apartado (el cual, por otra parte, es también una gran escena de cine):