Películas que hay que ver antes de morir: “TORO SALVAJE”

“Toro salvaje”

Título original Raging bull
Año 1980
Nacionalidad USA
Director Martin Scorsese
Guión Paul Schrader y Mardik Martin (Libro: “Raging Bull. My story” de Peter savage y Joseph Carter)
Música Pietro Mascagni
Fotografía Michael Chapman
Montaje Thelma Schoonmaker
Reparto Robert De Niro, Joe Pesci, Cathy Moriarty, Frank Vincent, Nicholas Colasanto, Theresa Saldana, Frank Adonis, Mario Gallo, Johnny Barnes
Duración 129 min.
Productora UA
Premios Nominada a 8 premios Óscar y ganadora de dos: Mejor Actor (De Niro) y Mejor Montaje (Thelma Schoonmaker)Oso de plata en el Festival de Berlín
Colaborador Jake La Motta

TRAILER

TRAMA

El film narra la vida del boxeador Jake La Motta (Robert De Niro) de forma circular: la película comienza y termina en 1964, mostrándonos a un obeso y fracaso La Motta preparando su monólogo para salir a actuar al escenario del Barbizon Plaza como comediante. Tras esta introducción, la cinta realiza un “flash-back” y se remonta al año 1941, fecha en el que Jake se encuentra en pleno auge deportivo. Este púgil del Bronx cuenta con su hermano Joey (Joe Pesci) como principal ayudante en su carrera por el título mundial. Sin embargo, a diferencia de lo que Jake pretende, Joey considera indispensable la ayuda del mafioso local, Tommy Como (Nicholas Colasanto), para poder triunfar en el mundo del boxeo. Poco a poco la película nos va mostrando el verdadero carácter de La Motta, una verdadera bestia tanto fuera como dentro del ring. Tras quedar instantáneamente prendado de Vickie, una chica del barrio de apenas 16 años, Jake se separa de su primera mujer, a la que le propinaba palizas constantemente. Mientras tanto, su ascenso en el mundo del boxeo se torna vertiginoso, con esos míticos enfrentamientos que mantendrá con Sugar Ray Robinson, su particular bestia negra, en el camino por el cinturón de campeón mundial de los pesos medios. A pesar de alzarse finalmente con el título (que perderá sólo siete meses más tarde), la vida de La Motta se volverá un infierno: los celos le atormentan, y las “supuestas” infidelidades de Vickie le llevan a pegarle una brutal paliza a su hermano Joey, quien nunca más le perdonará. De hecho, su carácter violento le separa cada vez más de su mujer, sus hijos y sus amigos. Nos encontramos ante el ascenso y caída de un personaje rodeado de una gran controversia.

COMENTARIO DEL FILM

De Niro en una toma de la película

La génesis del proyecto

El film “Toro salvaje”, considerado por un amplio sector de la crítica como una de las mejores películas de todos los tiempos, supuso la cuarta colaboración entre Robert De Niro y Martin Scorsese y, a todas luces, la mejor. Aunque existen muchas teorías acerca de quién puso en marcha el proyecto, lo más seguro es que la idea de realizar esta cinta, basada en el libro de memorias del ex – campeón mundial de los pesos medios Jake La Motta, “Raging bull. My story”, se remonte cuanto menos a 1975. En junio de ese mismo año, Scorsese declaró en una entrevista que, tras “Taxi Driver”, De Niro y él “tenían otro proyecto sobre boxeo” (de todas formas rodaron antes la cinta “New York New York” que el film que nos ocupa). Por tanto, debió ser por aquellas fechas cuando De Niro le entregó a su amigo Scorsese el citado libro de memorias, escrito realmente por Peter Savage y Jospeh Carter a partir de los recuerdos del propio boxeador. El propio Savage fue una persona muy cercana a La Motta, apareciendo como personaje en el propio libro (en el guión cinematográfico acabó fundiéndose con Joey, el hermano de Jake), al tiempo que también conocía a Scorsese (figuró como actor en sus films “Taxi Driver” y “New York, New York”). Por tanto, los méritos acerca del descubrimiento de las memorias de La Motta para el cine puede que no sean exclusivamente de De Niro (de hecho, Savage figuró como coproductor de la propia “Toro salvaje”, de lo que se deduce que su relación con Scorsese debía ser cercana). Aunque el mundo pugilístico nunca había sido del gusto del realizador neoyorkino, la verdad es que el argumento respondía perfectamente a los cánones de un film-Scorsese: La Motta, como el Travis Bickle de “Taxi Driver”, es un personaje desplazado en medio de la sociedad y como éste triunfa a través de la violencia; sobrevive gracias a poder habitar un mundo aparte, el del ring, que le permite encontrar una vía de afirmación personal frente a los fracasos de una vida cotidiana que le supera permanentemente.

Martin Scorsese dando indicaciones a su actor fetiche

La evolución del guión

La furia de Jake La Motta

A finales de los 70’s, Mardik Martin, amigo de Scorsese, estuvo trabajando durante dos años en un guión a partir del libro. El resultado no satisfizo al director, ya que Mardik había planteado la historia bajo el modelo de “Rashomon”, esto es, combinando diversas versiones de los acontecimientos de la vida de La Motta, diversas verdades desde la perspectiva de los diferentes personajes que lo conocieron. En ese momento, y para suerte del equipo, entró en escena Paul Schrader, quien durante seis semanas bien pagadas reformó el guión: le dio la estructura circular –“flashback” que posee actualmente, además de añadir el raccord entre el prólogo y la primera derrota de La Motta en Cleveland, los diversos saltos temporales entre combates o el famoso monólogo de Jake en su celda. Eso sí, la violencia doméstica y las peleas entre Jake y Joey permanecieron tal cual (escenas como el KO que La Motta le inflige a su primera mujer fueron finalmente eliminadas).  De todas formas, quizá la mayor aportación de Schrader fuese el suprimir toda la primera parte del guión de Mardik, en el que se mostraba la infancia de Jake en Little Italy, su paso por el correccional, la influencia de su padre Joseph, la violación de una amiga y sobre todo la oscura muerte de un corredor de apuestas. De hecho, el propio Scorsese declaró que “La Motta era mucho más salvaje y duro de lo que se ve en pantalla, pero no podían mostrarlo”.  Finalmente, el director italoamericano decidió emprender el proyecto tras una comida con Schrader y De Niro en el “Musso & Frank” de Hollywood Boulevard. De hecho, el propio Schrader le dijo a Scorsese: “te sacaste Malas calles de las entrañas. Haz lo mismo, pero esta vez confórmate con dos o tres personajes. No podrás con cuatro”. Sin embargo, De Niro y el propio Scorsese aún no estaban totalmente satisfechos con el guión, con lo que se fueron a la isla caribeña de St. Martin a pulir el libreto. En diez días reescribieron las 100 páginas del guión definitivo.

Scorsese ejerciendo como director

El propio Scorsese declararía más tarde que el film le sirvió de terapia, ya que durante aquella época pasó una etapa muy negra, tanto a nivel profesional (el fracaso de “New York New York” le llevó a plantearse trabajar en Europa) como personal (su divorcio de Julia Cameron, quien se quedó con la custodia de su segunda hija, al tiempo que iniciaba una relación sentimental con Isabella Rossellini, le provocaron una hemorragia interna que le hizo ingresar en urgencias en 1978). Sus problemas con las drogas por aquel entonces tampoco son desconocidos, pero “Toro salvaje” le serviría al bueno de Marty para reconducir su vida.

La producción y el reparto

De Niro en una de las mejores interpretaciones de su carrera

En lo que se refiere a la producción, Irwin Winkler y Robert Chartoff se encargaron de financiar el proyecto. Ellos ya habían producido “New York New York”, pero sobre todo habían triunfado en medio mundo con “Rocky”. Por todo ello, la dotación económica fue bastante importante (14 millones de dólares) teniendo en cuenta que “Toro salvaje” es un film en blanco y negro.

En cuanto al cast, estaba claro que De Niro interpretaría a La Motta, pero ¿y el resto de papeles? Joe Pesci fue descubierto por el propio De Niro, quien le vio de madrugada en un film de bajo presupuesto sobre la Mafia titualdo “Death Collector”. Pesci ya contaba con 33 años de edad, por lo que Scorsese no estaba seguro de si encajaría en el papel. Finalmente, y tras varias lecturas del guión, Martin decidió que era el indicado para interpretar a Joey. Para terminar, el papel de Vickie fue a parar a las manos de Cathy Moriarty, una católica irlandesa de 18 años y modelo ocasional que fue encontrada por Pesci en una foto.

El rodaje

Joe Pesci en el papel que le descubrió en el mundo del cine

El rodaje comenzó en abril de 1979 y se prolongó hasta diciembre del mismo año, con una interrupción de cuatro meses en el medio dedicada al “engorde” de De Niro para las escenas en las que hacía del La Motta obeso y fracasado. Las secuencias de boxeo se rodaron todas ellas en Los Ángeles inspirándose en un libro de fotografías titulado “Fighters”. Aunque se habían planeado cinco semanas para las escenas pugilísticas, su gran dificultad llevó a emplear el doble de tiempo en las mismas. De Niro, que se había preparado a conciencia en el gimnasio (de hecho, llegó a pelear en algún combate real en aras de meterse todavía más en el personaje) y Scorsese coreografiaron todas las escenas de antemano. A diferencia de la saga “Rocky”, en “Toro salvaje” los combates están filmados desde dentro del ring y no mediante tomas generales desde la perspectiva del público. Además, cada combate está grabado de forma distinta: uno de ellos es una sucesión de imágenes fijas, otro está filmado desde una toma cenital,… Frank Warner, el editor de sonido, creó un sonido diferente para cada golpe, cortando un melón para uno y consiguiendo otros de una calidad líquida tan insólita que se negó a decir cómo los había obtenido. También utilizó sonidos animales, los cuales combinaba con un absoluto silencio para dar la sensación del “boxeador tocado”. De hecho, la película está finalmente filmada a partir de lo que La Motta (asesor del film) recuerda de lo sucedido, de ahí que, por ejemplo, la tan criticada “desaparición” fugaz de la primera mujer de Jake no sea un fallo del film, si no el verdadero recuerdo del boxeador sonado. La sangre que brota durante las escenas del boxeo (especialmente en el último combate entre Ray y La Motta) es lo que llevó definitivamente a Scorsese a decantarse por el blanco y negro para rodar la cinta, a excepción de los fragmentos de mitad del film en los que se ve a Jake, Vickie y Joey durante su época dorada (con el fin de imitar la apariencia de vídeos domésticos, que es la que le quería dar Scorsese, los negativos en los que se encontraban dichos fragmentos fueron rayados con el fin de que parecieran películas caseras rodadas a principios de los 50’s).

La Motta en combate

Tras rodar las secuencias de boxeo, el equipo se trasladó a Nueva York (el Bronx y Queens) con el fin de rodar las escenas familiares. Muchas de las escenas entre De Niro y Pesci fueron improvisadas, surgiendo problemas a la hora de rodar sus inacabables discusiones. Dado que el rodaje se llevó a cabo en pequeños cuartos de pisos reales en busca de una mayor autenticidad, a menudo resultaba imposible introducir las dos cámaras habituales. De Niro improvisaba una frase mientras la cámara le filmaba, y la reacción espontánea de Pesci solía ser impagable. Sin embargo, el equipo no podía captar dicha reacción, por lo que había que cambiar la dirección de la cámara, repetir todo y esperar que la réplica fuera igual de natural que la primera vez. En una toma la improvisación fue incluso más lejos de lo que se pretendía. En un momento en el que los hermanos ensayan unos golpes, De Niro no midió su fuerza y le rompió una costilla a Pesci. Realismo puro.

La increíble transformación física de De Niro

Las escenas del obeso La Motta en Florida se rodaron en Los Ángeles. Para ellas, De Niro batió un récord en el mundo del cine y engordó 25 kilos nada menos. Finalmente, “Toro salvaje” fue estrenada, tras 16 semanas de post-producción, el 7 de noviembre de 1980 con una dedicatoria al antiguo profesor de Scorsese en la NYU Haigh Manoogian.

Repercusión

Los dos hermanos La Motta

El film pronto empezó a recibir premios y buenas críticas. Se hizo con el Oso de Plata en el Festival de Berlín y con la estatuilla a la mejor dirección en los National Society of Film Critics. Sin embargo, los Óscar de ese año llevaron a cabo una de las mayores injusticias de su historia: de ocho nominaciones sólo recibió dos premios, los cuales estaban totalmente cantados (el de Mejor Actor para De Niro y Mejor Montaje para Thelma Schoonmaker). Sin embargo, ni Scorsese (recibía la primera nominación de su vida, lo cual también era una vergüenza) ni Pesci se llevaron el gato al agua, amén del gran robo en el apartado de Mejor Película, estatuilla que ganó el film de Robert Redford “Gente corriente”.  Sin embargo, el tiempo puso en su sitio a “Toro salvaje”: fue elegida por la crítica como la mejor película de los 80’s y fue seleccionada entre los 24 films a conservar en el Registro Nacional Cinematográfico de la Biblioteca del Congreso. Eso sí, su carrera comercial fue un total fracaso, quizá por su lanzamiento equivocado como “el nuevo Rocky” cuando en realidad es todo lo contrario al film de Stallone.

Los títulos de crédito y la banda sonora

Aquí os dejo los títulos de crédito iniciales, en los que se ve a De Niro calentando en el ring al ritmo de la evocadora música de Pietro Mascagni. Monumentales.

¿POR QUÉ VER “TORO SALVAJE”?

“Toro salvaje” es un film duro, violento y no dirigido a las mayorías. Para eso ya está “Rocky”. El film de Scorsese, quizá el mejor de su carrera junto a “Goodfellas” y “Taxi Driver”, indaga en la psicología de un individuo como La Motta que utilizaba el boxeo como terapia para paliar los palos que le daba la vida. Un hombre asocial, arisco y tosco que se ve superado por la realidad: su matrimonio fallido, la relación con la Mafia,…  Los combates en realidad son lo de menos en este film (por lo menos para Scorsese), en el que todo el equipo, tanto artístico como técnico, está en estado de gracia. El que la película comience con esos títulos de crédito en los que vemos a La Motta calentando en el ring acompañado de la música de Pietro Mascagni “Intermezzo Cavalleria Rusticana” te prepara para ver un film que es pura poesía, rodado en un blanco y negro evocador y completamente acertado. La montadora Thelma Schoonmaker, habitual de Scorsese, realiza aquí el trabajo de su vida, especialmente sobresaliente en las escenas de boxeo, todas ellas diferentes y atractivas entre sí. El reparto más de lo mismo: Pesci, Moriarty y DE NIRO. Un DE NIRO que realiza aquí la mejor interpretación de su carrera. Dejando de lado las críticas de periodistas como Pauline Kiel, quien más que una actuación considera lo de De Niro una mera transformación (kilos ganados, perdidos,…), la crítica y el Óscar se arrodillaron ante el italoamericano. El monólogo inicial, la ira del personaje o el mítico “¡No conseguiste derribarme Ray!” ya han pasado a la historia. Sé que no a todo el mundo le gustará el film, pero “Toro salvaje”, que me encantó todavía más las diversas veces que la he vuelto a ver, me hace darme cuenta de por qué me entusiasma tanto el cine. Eso sí, no es esperéis un “Rocky”, porque es todo lo contrario.

3 Respuestas a “Películas que hay que ver antes de morir: “TORO SALVAJE”

  1. Pues, pese a que Rocky es una de mis películas favoritas (Épica en música, épica en combates y en frases y en el mensaje de superación que tiene) creo que me has convencido para darle una oportunidad a esta. Scorsese me gustó en Gans of New York y tiene mucho prestigio, a ver que tal está ^^

    Por cierto el récord que tenía De Niro con su engorde de 25 kilos supongo que se lo quitó Christian Bale cuando hizo el Maquinista y Terminator Salvation, que la verdad en una daba grimilla y en la otra estaba cuadrado. Admirable

    • “Toro salvaje”, a pesar de ser una película sobre un boxeador, trata de indagar más bien en la personalidad del propio personaje quedando los combates en un segundo plano. Vamos, que es lo contrario a “Rocky” (una película muy buena como tú dices, no te lo niego), por lo que tampoco te guíes por la película de Stallone para ver ésta. La verdad es que Scorsese es de mis directores favoritos, y a ver si te gusta. Eso sí, es lenta y reflexiva, no como “Gangs of new york”, o sea que quedas avisado jeje Lo de los récords ya no se como va, pero Christian Bale en eso se ha convertido en el nuevo De Niro, porque a parte de en “El Maquinista”, para “The fighter” adelgazó lo suyo.

      • el recor de engorde creo que lo tiene Vincent D’Onofrio en la chaqueta metalica.

        en mi caso, toro salvaje es mi pelicula favorita. Buen articulo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s