FAMOSOS POR UN DÍA: Malcolm McDowell, el Alex DeLarge de “La naranja mecánica”

Con esta entrada pretendo iniciar un ciclo en el que hablar de actores/actrices que rozaron el estrellato gracias a una sola película (o un número reducido de films), volviendo rápidamente a rodar producciones de serie B o cayendo directamente en el olvido. El primero de esta retrospectiva, por ser el ejemplo más claro, es Malcolm McDowell, el Alex DeLarge de “La naranja mecánica”.

Malcolm McDowell

Este actor de Yorkshire, nacido Malcolm John Taylor, comenzó su carrera sirviendo copas en el pub de sus padres para pasar posteriormente a vender café. Tras realizar diversos trabajos como actor en series televisivas, debutó finalmente en la gran pantalla con la película “If…” en 1968 (sus escenas en el film “Poor Cow”, del 67, fueron finalmente eliminadas). La cinta se alzó con la Palma de Oro en el festival de Cannes, además de convertirse en uno de los films-referencia del cine británico de los 60-70 (lo que se conoce como el Free Cinema). Eso sí, fue criticado por su “violencia inusitada para la época”, aunque nadie imaginaba el revuelo que se iba a armar con sus siguientes films.

Alex y la “ultraviolencia”

Este debut hacia presagiar una brillante carrera del joven McDowell, sobre todo cuando tres años después Stanley Kubrick le llamó para protagonizar su particular adaptación de la novela de Anthony Burguess “La naranja mecánica” (habiendo protagonizado sólo dos films más, “Caza humana” y “The raging Moon”, totalmente intrascendentes). Su actuación en la película fue tan impresionante (sólo hace falta ver la cultura popular que se ha formado en torno a “La naranja mecánica”), que McDowell nunca pudo sobreponerse a tal éxito. Durante mucho tiempo el público no fue capaz de separar el personaje de Alex de su persona, de ahí que no encajara en los diversos papeles que interpretó. En otras palabras, hablamos del típico ejemplo de actor excesivamente encasillado por una actuación (como casi le ocurre a Sean Connery con su James Bond). Eso sí, tampoco le faltó nunca trabajo. De hecho, volvió a trabajar con Lindsay Anderson, realizador de “If…”, en la película “Un hombre de suerte”. También apareció en “Calígula”, film que muchos consideran su hecatombe artística definitiva debido al revuelo que generaron sus escenas de sexo explícito. Fue tan criticado por ellas que llegó a calificarse de película pornográfica, tema todavía tabú en 1979.

McDowell como Calígula

Esta cinta sobre el César más impopular de Roma puede que sea su otra “gran polémica” dejando de lado el film de Kubrick, aunque sin alcanzar el nivel de “La naranja mecánica” en lo que a calidad cinematográfica se refiere. De hecho, ni siquiera se acercó. Dicho esto, ¿merece la pena sacrificar toda una carrera artística (en el buen sentido de la palabra) por conseguir un papel tan jugoso como el de Alex en “La naranja mecánica”? Las respuestas serían muy variadas sin duda, pero como reconocía Malcolm en una entrevista que le realizó el diario “El País”, crearon un mito, algo que solo está al alcance de unos pocos. “Cuando rodábamos teníamos conciencia de que hacíamos algo bueno, pero nunca imaginé que marcaría un hito”, en palabras del propio actor. También tiene comentarios para Kubrick, cuyo carácter meticuloso ha criticado en varias ocasiones. Según McDowell, era un excelente director (no cabe duda), pero, aunque resulte paradójico, no sabía dirigir a los actores. Cuando le preguntaba algo a Kubrick, éste siempre le respondía “yo no soy de la escuela de arte dramático”, a lo que McDowell replicaba “¿ves lo que pone aquí?, director S. Kubrick”.

Kubrick y McDowell en el set de “La naranja mecánica”

Dejando de lado los “rifirrafes” entre actor-realizador (el ingenuo Malcolm creía que después de “La naranja mecánica” le uniría con Kubrick una relación como la que mantenía con Lindsay Anderson, hecho que hubiese cambiado seguramente su carrera), McDowell tuvo que seguir adelante con su vida. “Star Trek VII”, “El juego de Hollywood” (film de Robert Altman en el que se interpreta a sí mismo), “The passage”, “Asesinato en Beverly Hills” o la recientemente oscarizada “The Artist” (tampoco hay que engañarse, ya que los minutos durante los que sale en pantalla pueden contarse con los dedos de la mano) jalonan su currículum. Viendo su filmografía, su inclusión dentro de esta retrospectiva de “estrellas por un día” queda claramente justificada. De hecho, su carrera reciente está básicamente marcado por los productos de serie B o directamente estrenados en videoclub.

En lo que se refiere a su vida privada, Malcolm estuvo casado con Margot Bennett desde 1975 a 1980, contrayendo matrimonio posteriormente con Mary Steenburgen, con quien rodó “Los pasajeros del tiempo” (ganadora de un Óscar por “Mevin y Howard” y mítica mujer de Doc en “Regreso al futuro III”). Tras divorciarse en 1990, Malcolm volvió a casarse (por tercera y última vez) con Kelley Kuhr, con quien tiene tres hijos en común (a los que hay que sumarle los dos que tuvo con Steenburger).

Alex DeLarge, el personaje que siempre ha marcado a McDowell

En definitiva, y dejando de lado éxitos/polémicas como “If…” o “Calígula”, la figura de Malcolm McDowell dentro del cine se puede reducir a su Alex de “La naranja mecánica”. Sin embargo, ser conocido por una de las mejores películas de la historia, que llegó a ser prohibida en el reino Unido por “violenta y subversiva” (sobre todo después de que bandas de jóvenes recrearan las escenas del film en la vida real), que ha sido homenajeada-parodiada por personalidades tan dispares como Madonna, David Bowie o Matt Groening en “Los Simpsons” y que se adelantó probablemente treinta años a su estreno (si no más),…. no está nada mal, ¿no?

2 Respuestas a “FAMOSOS POR UN DÍA: Malcolm McDowell, el Alex DeLarge de “La naranja mecánica”

  1. Me ha encantado el post. Respecto a si es preferible un personaje legendario y una vida de sombras o varios papeles menos míticos pero con más tiempo en el estrellato…yo preferiría lo segundo. Pero bueno, que lo primero tiene su gancho, no deja de ser ocupar un lugar en las estrellas que muy pocos podrán disputarte.

    A ver cómo continuas la serie ^^

  2. Yo pienso que no importa el ser tan famoso, yo por lo menos admiro a los actores por realizar un buen trabajo, es cierto que a Malcolm le es muy difícil escapar de Alex Delarge, Malcolm hace una gran actuación como Alex,pero hay algunos que les encantó ese trabajo y quedan para siempre viendo a Malcolm en ese papel,porque solo les gusta Alex,no el actor.En cambio; a los que de verdad les interesa y les gusta su actuación, busca las otras películas para conocerlo más (eso hago yo), porque a mi me gusta Malcolm como actor, he visto “If”, “Calígula” ,”O Lucky Man!” y etc.
    Por último tuvo un personaje legendario, y a los que les interese seguirlo, vean más películas de él, y a los que no,se quedan con Alex.
    Para mí, lo que importa de un actor es que trabaje su oficio, no me importa lo famoso que sea si es una celebridad como Brad Pitt, Johnny Depp, etc…de qué sirve que alguien sea mundialmente famoso si es pésimo actor? hay hartos “actores” que son totalmente famosos pero actúan muy mal, tienen hartos seguidores,pero es sólo por ser celebridades y tienen cero talento (tipo los de “Crepúsculo”)
    Lo admito,soy seguidora de Malcolm McDowell.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s