CRÓNICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA: Los cines Renoir echan el cierre en Zaragoza y en Palma de Mallorca

¿Lo rentable es lo único que vale la pena?

Tal y como explicaron en su comunicado de prensa del día 26 de abril de 2012, los cines Renoir cierran tanto en Zaragoza como en Palma de Mallorca debido a diversos factores, entre los que se encuentran “el descenso de los espectadores, la competencia del cine comercial y una estrategia comercial deficitaria”. Los cines Renoir Audiorama de Zaragoza presentaron un ERE de extinción para toda la plantilla, formada por un total de 7 personas. Los Renoir Palma han tenido que seguir el mismo camino. Según comunicaron los propietarios de esta cadena de salas a través de diversos medios, entre los que se encuentra Twitter, “lamentan que aquellos amantes del buen cine que acudían semana tras semana a las proyecciones se hayan visto privados de estas propuestas cinematográficas más alternativas”. Sin embargo, han querido despedirse de una forma digna y conservando el respeto ganado con los años, “sin deber dinero a la seguridad social, a los trabajadores y a los proveedores”. Ocho años de pérdidas son insostenibles, le pese a quien le pese. A modo de apunte, sabed que las últimas proyecciones se llevarán a cabo el 10 de mayo.

Cines Renoir Audiorama, Zaragoza

Personalmente, es una noticia que me afecta de forma más o menos directa, ya que los Renoir Audiorama de Zaragoza eran unos cines que solía frecuentar con asiduidad, la mayor parte de las ocasiones junto a mi padre. Es una pena que en la quinta ciudad de España no se puedan mantener este tipo de actividades artísticas y más alternativas. Aquí vuelve a entrar el debate de si vale la pena subvencionar eventos que generan un gran valor añadido cultural, como es el caso, a sabiendas de que van a tener pérdidas.

Indiganción vía Twitter

Si no fuera por estas salas (hablo del caso de Zaragoza ya que es el que conozco de primera mano) no habría tenido acceso a ciertos productos fílmicos de gran calidad y que con el tiempo me han marcado como aficionado al cine. En los Renoir he visto cintas como “La vida de los otros”, “Babel”, “Pozos de ambición”, “Into the wild”, “The visitor” o “El secreto de sus ojos”. He disfrutado con Polanski, Aronofsky, Woody Allen o los hermanos Coen. He pagado por ver cine argentino, alemán, español o italiano. Como ya ocurriera con los cines Buñuel, primero, y los Goya, después, (y otros muchos que conocí poco, como el Mola, o a los que directamente no tuve la oportunidad de ir, como el Fleta), los films de arte y ensayo ven peligrar su sitio en la capital aragonesa. Ya se están tomando  ciertas medidas con el fin de evitar que este tipo de hechos sigan ocurriendo: UGT Aragón plantea crear una Plataforma en Defensa de la Cultura para proteger a los trabajadores de este tipo de actividades culturales.

Un paso atrás para la cultura

La cadena de cines Renoir España, gestionada por Alta Films, tenía salas en seis puntos del territorio nacional: Madrid, Barcelona, Palma, Zaragoza, Guadalajara y Tenerife. Ofrecían (y seguirán ofreciendo en aquellos puntos en los que sigue habiendo demanda) un cine diferente alejado de los cánones comerciales: películas asiáticas, latinoamericanas, europeas,… y en V.O.S.E. Parece que en los tiempos que corren se prima lo práctico y lo productivo frente a actividades minoritarias. Soy consciente del gran coste que supone pagar una entrada de cine hoy en día, pero no puedo hacer otra cosa que lamentarme.

Lamentación en las redes sociales

Eso sí, siempre recordaré esas estupendas tardes con mi padre, socio desde hace poco del Renoir, en las que, durante una hora y media, nos olvidábamos de todo lo que pasaba en el mundo para disfrutar de lo que yo llamo “verdadero cine”. Aún nos quedan las salas Elíseos o el Aragonia, de gustos más mayoritarios pero con proyecciones en versión original. Sin embargo, perdemos los que considero los mejores cines de la ciudad.

He escrito esta entrada a modo de crónica pero ha terminado por ser una especie de elegía. Gracias por todo. Como diría George Clooney, buenas noches y buena suerte (cinta que curiosamente también vi en los Renoir). Chapó.

Alea iacta est

3 Respuestas a “CRÓNICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA: Los cines Renoir echan el cierre en Zaragoza y en Palma de Mallorca

  1. Las necesidades culturales e intelectuales van reñidas con los beneficios económicos en muchas ocasiones. La cultura plural alimenta el alma y no deberíamos permitir que desapareciese. Comparto que es una pena el cierre de estas salas.

  2. Tuve la “suerte” de estar en Zaragoza el 10 de mayo y fui a una de sus últimas proyecciones. Todo el hall del cine estaba lleno de paneles blancos que la gente había firmado, y leer cada dedicatoria era darse cuenta de la importancia de los Renoir en Zaragoza. A mí me da mucha rabia porque ahora ya hay películas que no sólo no van a pasar por Zaragoza, es que ya ni siquiera van a pasar por Aragón…

    Pero bueno, me quedo con el ambiente en los cines el 10 de mayo, lleno de amigos de los trabajadores y de amantes del cine. Sigue siendo una pena, pero con muchas otras cosas, nos toca tragar. A ver si llega a algún puerto la iniciativa de UGT.

    • Sí que es una pena, aunque por lo menos los cines Aragonia parecen haber cogido el testigo de los Renoir y distribuyen parte de las películas de Alta Films. Eso sí, el número de espectadores es tan reducido que a ver cuanto duran este tipo de iniciativas (en salas de 300 personas sólo acuden 6, por ejemplo, como esta tarde a la película “Miel de naranjas” de Uribe).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s