SINGIN’ IN THE RAIN: Tema principal de “Los siete magníficos” (1960, Elmer Bernstein)

Los siete magníficos

Aunque muchos no sepan a qué película pertenece este tema musical, la gran mayoría seguro que lo ha escuchado alguna vez y lo relaciona instintivamente con el “western” (sobre todo a partir de que la marca Marlboro lo utilizara en sus anuncios de cigarrillos). Sin embargo, la partitura de “Los siete magníficos” supuso toda una revolución en el cine de “vaqueros”, ya que una composición para gran orquesta no era habitual en este género.

La cinta, dirigida por John Sturges, es un remake americano de la película japonesa de Akira Kurosawa “Los siete samuráis”: si en el film original eran un grupo de samuráis los que tenían la misión de proteger a los humildes habitantes de un poblado de una banda de forajidos, en la versión estadounidense los guerreros nipones son sustituidos por expertos pistoleros y los pueblerinos por campesinos mexicanos. Eso sí, ya que se rodaba el remake de una cinta que ha pasado a los anales del cine se tenía que hacer a los grande. A la hora de contratar al reparto americano la MGM no escatimó en gastos: como figura principal se escogió a Yul Brynner, quien ya había ganado un Óscar por “El rey y yo”. Sin embargo, el protagonismo se lo acabó robando una estrella emergente, Steve McQueen. Según relata Eli Wallach, quien dio vida al jefe de los forajidos, era “muy divertido observar a los dos actores en el set, ya que utilizaban todo tipo de trucos para robarse la escena”. Las pillerías de McQueen eran tan grandes que Brynner acabó quitándose el sombrero en una secuencia con el fin de mostrar su calva, algo que no acostumbraba, y evitar que los espectadores se fijaran en Steve. Intérpretes como James Coburn, Charles Bronson o un debutante Horst Bucholz completan el plantel actoral.

Volviendo a la banda sonora del film, es obligatorio citar al gran artífice de la misma, Elmer Bernstein, quien tres años después compondría el tema musical de “La gran evasión” (de nuevo para el director John Sturges), del que ya he hablado en esta sección. A pesar de su trascendencia, la banda sonora no fue publicada con el estreno del film, sino que tuvieron que pasar más de 30 años hasta que la orquesta sinfónica de Phoenix, con James Sedares a la cabeza, la grabara y comercializara en formato de disco compacto. Bernstein utilizó ritmo mexicanos en su partitura (muy de su gusto según diversas entrevistas), algo totalmente acertado teniendo en cuenta la ambientación de la película.

“Los siete magníficos” fue nominada a la mejor banda sonora en los premios Óscar de 1961, aunque finalmente se fue de vacío. Sin embargo, y a pesar de que la cinta original de Kurosawa podía haber llegado a hacerle demasiada sombra, la cinta de Sturges se ha consagrado como uno de los grandes títulos del western. Eso sí, de sus secuelas, en las que sólo aparece Yul Brynner del reparto original (los demás fueron más listos y vieron que no se podía exprimir de esa forma a la “gallina de los huevos de oro”) mejor ni hablamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s