MIS ESCENAS: Experiencia psicodélica (Dumbo, 1941)

La psicodelia en Dumbo

Tras haber analizado diversas escenas de películas de acción real ya iba siendo hora de abordar un film de animación, para lo que he escogido  una secuencia muy curiosa tratándose de la factoría Disney: la experiencia psicodélica de Dumbo. El film en cuestión, basado en el libro homónimo de Helen Aberson, cuenta la historia de Jumbo Jr., un elefante al que todos conocen despectivamente como “Dumbo” debido a sus grandes orejas (en inglés “dumb” significa “sordo”, pero en determinados contextos también puede entenderse como “tonto”).

Con únicamente 64 minutos de duración (una de las películas Disney más cortas), el film recibió luz verde por parte del estudio con el fin de recuperar las pérdidas que había generado “Fantasía”. En la escena destacada podemos observar a Dumbo y a su amigo Timoteo, el ratón que le acompaña a todas partes, bebiendo de un barreño en el que creen que sólo hay agua. Sin embargo, el champán de una botella que cayó accidentalmente en el recipiente les hace ver todo tipo de alucinaciones, elefantes rosas incluidos. Cuando eres pequeño y ves la escena eres tan inocente que no reflexionas acerca de su verdadero significado. Sin embargo, mi sorpresa fue mayúscula cuando hace poco tiempo volví a ver la secuencia y me di cuenta de las numerosas lecturas a las que se podía prestar la experiencia psicodélica de Dumbo y Timoteo. Dejando de lado “Fantasía” (más que un relato son varias secuencias musicales unidas) , esta escena supuso la primera incursión del surrealismo en una estructura de relato tradicional de Disney. Obviando las posibles interpretaciones que pueda suscitar (que cada uno opine lo que crea conveniente), no se puede negar que resulta chocante el hecho de que esta escena viera la luz a principios de los años 40 (en plena Segunda Guerra Mundial) y en una sociedad tan conservadora como la americana.

El film ganó el premio Óscar a la mejor banda sonora, además de optar al de mejor canción original. También se hizo con el galardón al mejor film de animación en Cannes (1947). Sin más dilación, aquí tenéis la escena, la cual estoy seguro que a partir de ahora veréis con otros ojos:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s