MIS ESCENAS: El veredicto final de los cuatro de Guilford (En el nombre del padre, 1993)

Day-Lewis, genio y figura

Aunque los premios del año 1993 estuvieran reservados para esa obra maestra de Spielberg llamada “La lista de Schindler”, “En el nombre del padre”, film en el que volvían a formar equipo los irlandeses Daniel Day- Lewis (aunque inglés de nacimiento, eso sí) y el director Jim Sheridan, pasaba asimismo a la historia. La película, basada en hechos reales, cuenta la detención de cuatro presuntos militantes del IRA en 1975 a manos de fuerzas británicas. Los llamados “cuatro de Guilford” (lugar donde se encontraba el pub en el que estalló la bomba colocada por los terroristas irlandeses), todos ellos inocentes, son condenados injustamente (la policía tenía conocimiento de ello) a más de quince años de prisión únicamente por su nacionalidad.

A lo largo del film podemos observar la hipocresía británica y las heridas de una “guerra” por la independencia que comienzan a cerrarse hoy en día. Para mí, Day-Lewis es sin ninguna duda uno de los cinco mejores actores vivos y el mejor de su generación. A pesar de que el Óscar a mejor intérprete principal lo ganó Tom Hanks por “Philadelphia”, Daniel, quien ya poseía una estatuilla por “Mi pie izquierdo” (primera de sus colaboraciones con Sheridan) borda a la perfección su papel interpretando a un “parásito social” que acaba en la cárcel junto a su padre (Pete Postlethwaite), con quien no guarda una gran relación. Por si no fuera suficiente calvario el estar encerrado, padre e hijo deberán lidiar con el hecho de que “son” terroristas del IRA en una cárcel de Londres, algo no muy bien visto entre el resto de reclusos. Sin embargo, varios años después, la intervención de la abogada Gareth Pierce en su causa hará que cambien las tornas y se vuelva a celebrar un juicio sobre lo ocurrido en Guilford.

Aunque Daniel Day-Lewis y Jim Sheridan volvieron a trabajar en “The boxer”, film en el que se volvía a incidir en el conflicto británico-irlandés, “En el nombre del padre” se ha erigido como la PELÍCULA sobre el IRA.

SPOILER

A pesar de que se trata de una historia real, es mejor que aquellas personas que no han visto el film y no conozcan el desenlace no reproduzcan la escena. En ella se observa a Gerry Conlon y al resto de condenados por el atentado de Guilford siendo declarados libres tras numerosos años de ignominia en prisión. Tras salir del juzgado (“soy un hombre libre y saldré por la puerta principal”), momento que me sigue pareciendo increíble por su intensidad, Conlon denuncia el hecho de que su padre, condenado injustamente al igual que él y el resto de irlandeses, haya perecido en la cárcel cuando la policía  poseía pruebas de que efectivamente eran inocentes (las cuales ocultaron para no quedar en evidencia). “En el nombre de mi padre, y de la verdad”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s