MIS ESCENAS: Pelea en el baño turco (Promesas del este, 2007)

“Promesas del este” supuso la segunda colaboración, tras la cinta “Una historia de violencia”, del director canadiense David Cronenberg (“La mosca”, “Crash”) con su actor fetiche Viggo Mortensen, quien venía de triunfar en medio mundo con la trilogía de “El señor de los anillos”. Cronenberg, una realizador enfermizo a la par que provocador, retomó el tono “comercial” de su anterior film con Mortensen, aunque el hecho de que esté dirigido a un público más amplio que el de, por ejemplo, su film “El almuerzo desnudo”, no quita para que el cineasta siga plasmando sus más morbosas inquietudes, como bien queda reflejado en la escena entre Viggo y la prostituta.

Viggo Mortensen y la mafia rusia

“Promesas del este”, película que se estrenó en Europa con motivo del 55 Festival de Cine de San Sebastián, narra la historia de un matrona que intenta encontrar la relación entre una recién nacida cuya madre fallece en el parto y la poderosa mafia rusa que controla los suburbios londinenses. Mortensen, quien interpreta a Nikolai, chófer y encargado de la “limpieza” dentro de los Vory V Zakone (así se llama el grupo  mafioso) se preparó el papel a conciencia: viajó a Rusia y se empapó de la cultura del país, viendo la TV a todas horas y asistiendo al cine con frecuencia para reforzar la lengua.

Los miembros del grupo Vory V Zakone se caracterizan por “tener su vida tatuada en el cuerpo”. Para ello, Mortensen se tuvo que someter a largas sesiones de maquillaje (4 horas diarias) con el fin de que le aplicaran los 43 tatuajes que se pueden observar en la secuencia que nos ocupa. En la misma, Nikolai-Viggo se enfrenta totalmente desnudo a dos mafiosos rivales que intentan acabar con su vida. A pesar de que estén armados hasta los dientes, Mortensen se las ingenia para salir airoso, aunque para saber cómo tendrán que ver la secuencia.  Un día de rodaje, Viggo Mortensen acudió a un pub ruso de Londres sin haberse quitado su vestuario con el fin de comprobar cuál era la reacción que provocaba su aspecto. La broma casi acabó en desgracia, ya que todos los presentes le confundieron con un mafioso real.

Desde Rusia con amor

Personalmente, me acuerdo perfectamente del día en el que vi “Promesas del este” en cines. Mi padre no me dejaba verla en pantalla grande debido a su violencia, pero a falta de 20 minutos para que comenzara la última sesión cambió repentinamente de opinión. Al final fui con mi madre, quien no se podía creer el detalle del “ojo y el cuchillo” que aparece en la escena.

La cinta tuvo tanto éxito que el propio Cronenberg expresó su intención de rodar una secuela de la misma, la cual contaría de nuevo con Mortensen en el papel principal, Steven Knight como guionista y Paul Webster en la producción. Además, Viggo, entre otros galardones, cosechó una nominacióna mejor actor protagonista en los Óscar 2008. De lo único de lo que podemos estar seguros es que el tándem Mortensen-Cronenberg funciona a la perfección (colaboraron por tercera vez en la cinta del año pasado “El método peligroso”, en la que narraban los enfrentaminetos entre Carl Jung y Sigmund Freud). Esperaremos nuevs colaboraciones, pero por ahora podemos disfrutar de sus películas y de escenas como la siguiente:

(Sólo he podido encontrar la escena en italiano, aunque lo verdaderamente importante de la misma no son precisamente los diálogos).

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s